domingo, 19 de agosto de 2012

HATHOR:Diosa del Amor y de la Alegría, Patrona de la Musica



Hathor es la diosa del cielo, el amor, la alegría, la música y la danza. Diosa protectora de la maternidad y de los niños.
Su nombre significa " Morada de Horas " pues es en origen una entidad celeste que recorre el sol. Bajo la forma de una vaca acoge a los difuntos y les protege. 
Esta diosa se ve representada principalmente como una mujer con orejas o cabeza de vaca, cuernos liriformes y disco solar. 

También puede representarse con cabeza y cuerpo de vaca. Aunque puede manifestarse con otras apariencias.
En algunas ocasiones se identifica con otras diosas como Sejmet y Tefnut bajo el aspecto de leona, y con Bastet e Isis, con las que casi se confunde, con las que comparte funciones y leyendas.
Los textos religiosos nos muestran el lado apacible de Hathor personificado en la diosa gata Bastet. Pero cuando se enfadaba se convertía en una leona (Sejmet o Tefnut) pudiendo llegar a ser muy destructiva.

 Además un capítulo del Libro de los Muertos declara que aquellos que se dirijan a la diosa de la forma correcta podrán ser transportados por esta sobre su lomo. En los mitos se refieren a ella tanto como madre e hija de Ra; así pues, como madre ella da a luz al sol a través de la humedad de la niebla (confusión), y como hija, es su Ojo solar (Sejmet), el intenso calor del sol que puede matar.

Era a la vez la vaca que amamanta a los seres vivos con su leche sagrada y la leona feroz que vivía en el desierto, capaz de acabar con la vida.
En tiempos ptolemaicos apareció un ritual basado en la idea de que Hathor y Horus constituían un matrimonio; así en la fiesta de "La Buena Reunión", celebrada en en el mes de Epifi, la imagen de Hathor salía del santuario de Dendera y navegaba hacia el templo de Horus en Edfú;

 Tras varias celebraciones, la pareja divina realizaba su boda; y después de pasar juntos la noche, Hathor volvía a su templo; tuvo dos hijos con él: Harsomtus, de Edfú, e Ihy, de Dendera. En Kom Ombo era la esposa de Sobek. En Menfis era la diosa de las mujeres 

Sus objetos sagrados son dos instrumentos de percusión que solían usarse juntos y simbolizan la vida:


- el menat, un collar de cuentas de varias vueltas dotado de contrapeso que servía de mango;

- y el sistro, de agradable sonido para los dioses, cuyo mango solía tener la imagen de la diosa; sonaba agitándolo de modo parecido a las actuales maracas.

Por eso, era diosa de la música y de la danza. Y los sacerdotes y sacerdotisas, dirigidos por un superior, debían estar entrenados para tocar rítmicamente y en el momento adecuado. Estos instrumentos sólo se empleaban en fiestas sagradas, es decir, eran solamente de uso ritual.
Hathor, “Señora del Occidente”, protegía la necrópolis de Tebas durante el Imperio Nuevo.

Desde el Imperio Antiguo su árbol sagrado es el sicomoro, una higuera muy apreciada por los egipcios, cuya madera era de gran valor.

En muchas pinturas y relieves de las tumbas tebanas, aparece este árbol representado con el aspecto de esta diosa, ofreciendo al difunto el agua y el aire necesarios para vivir en el Más Allá.
Fue venerada en multitud de santuarios. El más importante fue el de Menfis durante el Imperio Antiguo, y más tarde el de Dendera.

Otros lugares de culto donde aparece como diosa local son: Sais, Hermópolis, Esna, Tebas, Heliópolis, Filé, Abu Simbel y Nubia, entre otros.
La gran diosa venerada en su magnífico templo de Dendera, se ve confirmada en su papel de antigua madre de los dioses en tanto que vaca celeste, habiéndolos parido y amamantado, igual que hizo Isis. 

Ése es el motivo de que los difuntos se pongan bajo su protección, para que los haga renacer a la vida eterna. Pero también es Hathor, la gran señora del amor.

Los Himnos más bonitos de la diosa Hathor son, sin comparación posible, los que se encuentran en el pequeño templo que se alza en la parte oriental de la isla de Filae, erigido en honor del regreso de la Lejana a Egipto. He aquí algunos pasajes:

“Que bello es tu rostro,
Cuando apareces en gloria,
Cuando estás alegre,
Hathor, venerable Señora de Senmen (la isla de Biggeh)
Tu padre Re está exultante cuando te levantas.
Tu hermano Shu homenajea tu rostro.
Thot, poderoso en bebidas embriagadoras, te llama, oh poderosa.
La Gran Eneada disfruta el placer y la alegría.
Los babuinos se encuentran frente a tu rostro y bailan para tu majestad
Los Hytis (otro tipo de mono) golpean los tamboriles para tu ka.
Los seres cantan himnos para ti
Y te adoran

Los hombres y las mujeres te ruegan que les concedas el amor.
Las vírgenes para ti abren las festividades y te dan su espíritu.
Eres la Señora de la alabanza, señora de la danza,
Grande de amor, señorade las mujeres y las niñas núbiles.
Eres la Señora de la embriaguez, que tiene numerosas fiestas,
Señora del olíbano, señora de trenzar-la-corona,
Señora de la alegría. Señora de la exultación,
Para cuya majestad se toca música.
Venerable pilar djed  femenino, bello bai, Señora de Bugen (Sudán)
Eres la Señora del Sistro-sekhem, señora de la Menat y del sistro-seseshet.
Hacia cuyo ka se alza el unsheb (que está relacionado con el regreso del año).
Eres la Señora de la danza, señora de los cantos y del baile-de-luth,
Cuyo rostro brilla cada día que desconoce la pena.
Ojalá que puedas presentar tu bello rostro
Al rey del Alto y el Bajo Egipto, Señor del Doble País.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada