jueves, 16 de febrero de 2012

LAS TIGRESAS BLANCAS II



Las Tigresas Blancas.



No eran odaliscas ni geishas. En China, en el siglo VI antes de Cristo, floreció una secta, llamada las Tigresas Blancas, que sostenía que el sexo liderado por las mujeres no sólo era más placentero que el tradicional, sino que también era más enérgico. Sus técnicas eróticas las ayudaban a volverse más fuertes, sanas y sabias.

 Madame Lin, una tigresa blanca retirada, revela sus secretos en el libro Las enseñanzas sexuales de la tigresa blanca.

A PASO GATUNO

Según explica el libro, el entrenamiento de una tigresa blanca duraba como mínimo tres años. Pero como sabemos que tú no vas a tener paciencia para esperar tanto -más bien quieres recibir un curso relámpago sobre éxtasis oriental-, nos dimos a la tarea de resumir las técnicas y claves más efectivas. ¿Lista para conocer y poner en práctica las enseñanzas de esta sociedad secreta femenina?

El tigre blanco o albino es un animal muy poco común, que es rechazado por los demás tigres. Las Tigresas Blancas se hacen llamar así por su actitud hacia los hombres y por su lado poco convencional que muchos no comprenden.

Para remarcar esta identificación con el animal se afeitan completamente el vello púbico (también con el objetivo de volver a tener el pubis de una niña), y se depilan el cuerpo entero, pero no se cortan jamás el cabello. 
Tienen una melena extremadamente larga que recuerda muchas veces a las rayas del pelaje de los tigres.

Tigresa joven por siempre



De acuerdo con esta filosofía y práctica sexual, al multiplicar y canalizar en forma adecuada tu energía erótica, literalmente se dispara un proceso de rejuvenecimiento único: los órganos sexuales recuperan su tono muscular, la piel vuelve verse tan luminosa como en tus años de adolescente y hasta tus lolas reflejan el cambio.

 Se dice que una tigresa que practique constantemente los ejercicios sexuales puede rejuvenecer entre cinco y quince años, pero para eso es necesario que antes reviva dentro de sí la actitud inocente y juguetona con la que se inició en el sexo. "La tigresa blanca se viste, se exhibe, succiona y fantasea como una adolescente.

 Esta picardía le reporta muchos más beneficios que todas las preocupaciones que le surgen de adulta", se explica en el manual. Esto es algo así como un viaje a tu pasado erótico, a lo que sentías, pensabas y hacías en tu etapa adolescente.

 Por eso, para las tigresas, los besos, las caricias y, sobre todo, el sexo oral tienen
prioridad.

 Beber el aliento del dragón


De esta manera se denomina el hecho de asimilar la energía masculina -o yang- durante el sexo oral.

 Según ellas, los órganos sexuales femeninos envejecen y se deterioran con cada match erótico, mientras que en el caso del sexo oral sólo se reciben beneficios.

"Al hacerlo, se ejercitan todos los músculos de la cara", señala el libro. El dragón y tu piel quedan muy agradecidos.

EL SUTIL ENCANTO DEL PODER

Según cuenta el libro, la relación entre una tigresa blanca y su amante oficial, el dragón de jade, no se sustentaba, en lo absoluto, en la dominación, sino en la mutua conveniencia y disfrute.

Instrucciones placenteras



Tras dedicarle largas sesiones de sexo oral a él, la tigresa blanca solía exigir algo así como una "contraprestación".

El libro cuenta que cuando la tigresa accedía a que el dragón verde la estimulara con la boca y la lengua (sí, leíste bien: parece que era un privilegio para el hombre), ella no se conformaba con poca cosa.

Lo que sucedía era algo muy parecido a una puesta de escena superhot: la tigresa se sentaba en el borde de la cama o de la mesa y se inclinaba hacia atrás -o repetía esta misma postura sobre una silla- y abría sus piernas lo más posible.
 Entonces, le indicaba al hombre que introdujera el pulgar en su vagina y que colocara la otra mano debajo de su trasero, a fin de que su zona V quedara a la altura de la boca de él.

"El dragón debía estimular el clítoris con la lengua hasta que ella alcanzara el orgasmo. Ella también podía indicar que con el dedo índice le acariciara suavemente el clítoris, al mismo tiempo que él introducía y sacaba la lengua por la entrada de la vagina a gran velocidad.

Su actuación no era sumisa en lo más mínimo, sino que dejaba claro, de forma categórica, que él no podría parar hasta que ella llegara al clímax", cuenta Madame Lin. ¿Qué te parece? Generoso el dragón, ¿verdad?..........................





Continuarà, no seais impacientes………….y, porfa, hacer algùn comentario si os ha gustado.

9 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho....espero impaciente!

    ResponderEliminar
  2. Ya està publicada la continuaciòn y la parte dedicada al Dragon de Jade, me encanta que te haya gustado, gracias por tu comentario, mira en el archivo y veras el resto de las publicaciones. Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  3. He leído vuestros comentarios...
    Practico tantra. Los efluvios femeninos son un regalo para quien los bebe.
    Y el aliento del dragón de él, también. Todo lo que somos, procede de la unión de ambos: bindu.
    En todo caso en los artículos, que están bien, yo señalaría Fuensanta que el fin último de estas prácticas sexuales no son el orgasmo...sino algo mucho más elevado que sólo sucede si ambos entran en meditación durante el acto. Besos

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu comentario, me encanta el intercambio de opiniones, estoy completamente de acuerdo contigo y , pienso que para nosotras las mujeres , salvo excepciones, el acto sexual, siempre tiene un fin mas elevado, personalmente el orgasmo siendo importante no es esencial para mi, es la union espiritual, animica, que se produce en el encuentro amoroso lo que realmente me enriquece, tiene que existir, complicidad, simpatia, cariño, amistad y sobre todo querer fluir con el otro; es solo entonces cuando se produce el despertar de la kundalini y se abre totalmente el sèptimo chakra, Gracias de nuevo por tu generoso comentario.

    ResponderEliminar
  5. Cuando yo hablo de unión espiritual, no me refiero al compañerismo, a la complicidad, al amor... Hablo de Luz; hablo de iluminación. Por eso el encuentro tántrico de las tigresas blancas debe prepararse con mucha antelación. Se busca la iluminación. Por eso, no se debe estar enamorada de tu compañero-maestro-alumno. Luz... nada de orgasmos, nada de eyaculación; control de la respiración; horas y horas; meditación... y al final luz...Un beso

    ResponderEliminar
  6. Yo tambien hablo de Luz, solamente que si no existe previamente la complicidad , la confianza raramente va a darse la situaciòn emocional que facilita la meditaciòn, me da la impresiòn de que hablamos de lo mismo, tampoco yo hablo de amor si eso se entiende como enamoramiento, se busca la iluminaciòn pero a traves de la uniòn mutua y , eso sin una quìmica previa y confianza , no creo que sea posible.

    ResponderEliminar
  7. ¿Porqué tanto miedo al "enamoramiento"?

    Entiendo que en el sentido común de la palabra termina siendo fatal para el despertar de la kundalini y de la iluminación espiritual, porque estar enamorado viene a ser todo lo contrario: puro sueño, fantasía ilusión...

    Pero en un sentido más profundo, estar enamorado es SENTIR AMOR, sentir a Dios, percibir su Poder Creador, sentir gratitud espontánea ilimitada e impersonal por todo lo que existe.

    Y efectivamente Fuensanta, cuando está presente la complicidad, simpatia, cariño, amistad y la buena voluntad de fluir consigo mismo y "el otro" se puede arribar a ese despertar. Y qué es todo esto sino enamoramiento (en el sentido profundo y Real de la palabra).

    Y digo "el otro" (entrecomillado) porque si de verdad hay unión, fusión, dejan de ser dos, se vuelven UNO SOLO. Así vuelve a la vida el poderoso hermafrodita.

    La tigresa deja de ser sólo tigresa, el dragón desaparece... Viene al tapete de la realidad una nueva expresión del Ser, donde ya no hay ni hembra por aquí y macho por allá... la mente ya no piensa absolutamente nada, pero si hubiera una pregunta en ella diría más o menos: "¿dónde termino yo y empiezas tú?" y su respuesta quizá sería: "ya no existo yo, ni tú, ni "los otros", NI ESTO NI AQUELLO... TODO ES UNO, SOMOS UNO CON EL TODO..."

    Dos entradas de mi blog relacionadas al tema, justamente de hace unos días:

    El Ser nace del Amor
    http://4aguila.wordpress.com/2012/07/30/el-ser-nace-del-amor/

    El Amor Universal y el amor de pareja (El Amor Real)
    http://4aguila.wordpress.com/2012/08/04/amor-de-pareja/

    Y en pocos días publicaré una más, también relacionada.


    Algo más: Sólo si hay Amor Real, pueden la tigresa y el dragón alcanzar la inmortalidad y la dicha sin límites, es decir: el despertar total de su Ser. El secreto no está en las técnicas, que si bien son necesarias, finalmente se vuelven vacuas cuando no hay Amor Real.

    Y en cambio cuando el Amor Real está presente, tanto la tigresa como el dragón podrían llegar a transformarse, con el poder de la alquimia transmutatoria de los metales groseros como el plomo (ego, sueño, ilusión) en oro purísimo (el Ser despierto).

    Quizá entonces, descubran que la fusión amorosa los llevó a transformarse en un par de águilas doradas crísticas, es decir estrellas refulgentes del firmamento, porque cualquiera sabe que el águila es símbolo del Sol (una estrella) y que el Sol es a su vez símbolo del Cristo Cósmico.

    "Huan tinochtin ti cualli citlaltin cuauh timonextia to nelcuayotl"

    "Y todos somos estrellas (soles, cristos), cuando descubrimos nuestra esencia más profunda"

    (De la sabiduría nahuatl)

    :-)

    ResponderEliminar
  8. Totalmente de acuerdo contigo en todo, lo que refleja el artìculo es el comportamiento de las Tigresas, y el porquè de su objetivo de acuerdo a su mentalidad, que esten acertadas o no es otra cosa que no discuto, solo reflejo esa mentalidad.......personalmente mi opiniòn dista muchisimo de la de esas mujeres orientales u occidentales que tengan esa forma de vida y esa visiòn de las relaciones, respeto su opciòn de vida como adultas y muy dueñas que son...........Otra cosa es mi opciòn y lo que yo deseo para mi.....Para mi, el Amor es fusiòn total sin otro objetivo que desarrollarnos, enriquecernos, divertirnos, explorarnos y lograr la Uniòn Mistica con mi pareja a traves de la Uniòn Sexual.

    Soy muy intensa y no me conformo con menos, porque el Amor transforma, transmuta y trasciende, diviniza en otras palabras....Eso se puede conseguir con cada persona adecuada que llega a tu vida .
    No me da para nada miedo ni temor el enamoramiento, para llegar a ciertos estados vibracionales es esencial que exista ese enamoramiento, cariño, complicidad, sin eso no se avanza.......

    El Miedo para nada sirve y para todo estorba.

    Y, solo luego podrè decir que he saboreado el buen vino de mi viña y las dulces mieles de mis abejas..............

    ResponderEliminar
  9. Por cierto, perdona , muchisimas gracias por tu comentario, que enriquece este blog, y a mi personalmente, un abrazo.

    ResponderEliminar