martes, 28 de febrero de 2012

Los Sátiros, Dioses Sexuales




Los sátiros (en griego Satyroi) son criaturas masculinas  que en la mitología griega acompañaban a Pan y Dioniso, vagando por bosques y montañas.

 En la mitología están a menudo relacionados con el apetito sexual, y los pintores de vasijas solían representarlos con erecciones perpetuas.

 En su origen, los sátiros y silenos eran criaturas rudas y desvergonzadas que sobreponían a su naturaleza humana las más groseras cualidades animales. Lucían cuernos y orejas de cabra, cola de caballo y un falo siempre erecto que aludía a su sexualidad desmedida.



Más adelante, ya en época Helenística, se les añadieron patas, pezuñas y cola de macho cabrío. Parece que al principio los sátiros y silenos no eran exactamente iguales. 

Los sátiros, relacionados con las Ménades, forman el «cortejo dionisíaco» que acompaña al dios Dioniso. Pueden estar también asociados con el dios Pan.

 Algunas tradiciones consideran a Sileno padre de la tribu de los sátiros. Los tres mayores de éstos, llamados Marón, Leneo y Astreo, eran iguales a su padre, y por ellos fueron también conocidos como silenos.

 Según algunas versiones del mito, habrían sido ellos los padres de los sátiros (de los que entonces sería Sileno su abuelo). Los tres estuvieron en el séquito de Dioniso cuando éste viajó a la India, y de hecho Astreo era el conductor de su carro.
Se les representa de varias formas; la más común (y básicamente romana) es la de una criatura mitad hombre mitad carnero, con orejas puntiagudas y cuernos en la cabeza, abundante cabellera, una nariz chata, cola de cabra y un priapismo permanente.



 La leyenda de estos últimos se origina en Asia Menor , fruto de la unión de algunas tribus de humanos con seres equinos; los sátiros, en cambio, procedían del Peloponeso o de alguna de las islas del Egeo y siempre fueron humanos con transmutaciones cabrunas. Sin embargo muy pronto estas diferencias dejaron de existir y ambos –sátiros y silenos- adquirieron las mismas características .

A menudo llevan pieles de animales, de pantera (atributo de Dioniso).


Las representaciones romanas confundían a los sátiros con los faunos, quienes solían tener piernas de chivo. La confusión ha perdurado incluso en obras de arte contemporáneas, como el «fauno danzante» de Lequesne, que es más bien un sátiro.

Se les ha representado en varias edades de su vida. Los menores son llamados satyrisci, y se los representa como graciosos jóvenes: el sátiro Anapauomenos («en descanso»), atribuido a Praxíteles, es el mejor ejemplo.

Los sátiros mayores son llamados silenos, por Sileno, preceptor de Dioniso, y se les representa como de una gran fealdad. Aparecen a menudo con una copa o un tirso en la mano, en actitud de bailar con las ninfas, a las que a menudo persiguen.

Los sátiros son criaturas alegres y pícaras, aunque su carácter desenfadado y festivo puede volverse peligroso e incluso violento.

 Como criaturas dionisíacas, son amantes del vino, las mujeres y disfrutan de los placeres físicos.



Bailan al son de las flautas (auloi), címbalos, castañuelas y gaitas. Tienen un baile especial llamado sikinnis. Debido a su gusto por el vino, a menudo aparecen sosteniendo copas y aparecen en la decoración de vasijas y vinajeras.
En el arte griego arcaico, los sátiros aparecen como criaturas ancianas y feas, pero en un período posterior, especialmente en las obras de la escuela ática, su fealdad es suavizada con un aspecto más grácil y juvenil.


En las leyendas griegas, los sátiros habitaban en la Arcadia, paraíso de la vida bucólica y agreste. Eran seres lujuriosos de potencia sexual descontrolada.

 Su afán principal era seducir a las ninfas, pero como eran groseros y burdos, ellas los rechazaban.

Sin embargo el rechazo no lograba sino exacerbar el interés de los sátiros -que eran terriblemente rijosos- así que mientras las bellas ninfas cuidaban de sus rebaños, ellos las acechaban y raptaban para violarlas.

Por eso han sido siempre símbolo de lascivia e incontinencia.

 La escultura clásica presenta, sin embargo, una variación iconográfica excepcional.

Esta transformación o humanización del sátiro aparece en el arte griego tardío.

De la mano del escultor griego Praxiteles nació un sátiro joven y hermoso en el que las partes animales apenas están insinuadas.

Más adelante, siguiendo el camino marcado por Praxiteles, encontraremos esculturas de sátiros que presentan una salvaje belleza.


.
Aunque no son mencionados por Homero, en un fragmento de las obras de Hesíodo se dice que los sátiros son hermanos de las ninfas de las montañas y de Kuretes, fuertemente conectados con el culto de Dionisos y que son criaturas caprichosas e indignas.

 En el culto de Dionisos los seguidores masculinos son conocidos como sátiros y los femeninos como ménades o bacantes.




8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Grrrrguapetonnnn hay oma queriiiiicooooooo #babasssss#

      Eliminar
  2. Me alegra tener un sàtiro de verdad en estas pàginas......siempre resulta interesante. Gracias por tu visita y tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. esto se lo voy a mandar a uno muy satiro a ver si lo logro

    ResponderEliminar
  4. Creo que todos los hombres somos sátiros pues el sexo es lo que nos motiva en todas las facetas de nuestra vida, qué seríamos sin el placer sexual?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y te crees que a las mujeres no???

      Eliminar
  5. Pues unos aburridos, porque el sexo , el erotismo , la sensualidad son la sal de la vida, es la comuniòn perfecta con el otro y con uno mismo, gracias por tu comentario. Me alegra que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  6. Que tiene de interesante la mitologia griega del satiro? No se diferencia en nada de los rapistas violadores sexuales de los tiempos presentes. Los satiros mitologicos griegos los pintaban como pintaban como tocando la flauta para seducir por el bosque a las doncellas y atraerlas con el embrujo de la musica. Nuestros satiros actuales en vez de tocar la flauta usan un cuchillo afilado para asustarlas y obligarlas a desvestirse hacer sexo con ellos. Esos son los sadicos actuales modernos. Ejemplo de un satiro moderno....Ted Bundy

    ResponderEliminar