jueves, 12 de abril de 2012

MUTUS LIBER. El Libro Mudo IV

Làmina catorce

Los tres hornos que ocupan el rectángulo superior de esta plancha XIV y penúltima, corresponden separadamente a cada uno de los tres personajes situados directamente por debajo, a fin de evocar juntas las tres partes principales y netamente distintas de laúltima cocción. 
Estas dos mujeres, con su rueca pasada en la cintura, y este muchacho que ha puesto su raqueta y su pelota, en la atención y el cuidado que dispensan para el buen funcionamiento de la lámpara de calefacción, expresan cuán necesario es que el calor sea mantenido y bien regulado, en el curso de esta minuciosa operación. 
Es así que con mucha destreza y simultáneamente, se les ve arrancar, con las tijeras, la parte quemada de la mecha y rellenar de combustible el reservorio.
A continuación de los dos astros minerales en exaltación, una aprehensión invisible vuelca dos cúpulas encima de dos discos de reborde delgado, que prolonga un mango con empuñadura.
 A menor escala, estos cortadillos se muestran bastante semejantes a los recipientes que se perciben en los hornos inmediatamente superiores.
 Se derrama un delgado y espeso chorrillo, que cubre la placa de la izquierda, pero falla en la de la derecha y resbala hacia el exterior. 
Aquí, la falta que subraya la mujer es grave, dos dedos levantados en imitación de los cuernos del diablo; allá el éxito que el hombre muestra con el índice; llevándose uno y otra la mano izquierda a la boca en la mímicadel silencio.
Este disco, provisto de un burlete y de un mango, aparece como el espejo respectoal cual los antiguos autores se mostraron tan discretos y en el cual el alquimista sorprende todos los secretos de la Naturaleza.

ORA LEGE LEGE LEGE RELEGE LABORA ET INVENIES 
Ora, lee, lee, lee, relee, trabaja y encontrarás. 
 
Consejo caritativo, alentador y preciso, que, seguido en la humildad y la paciencia, suministra la 
llave que abre el jardín de los filósofos y su escala de acceso al mundo desconocido del subcosnciente 
universal. La alquimia dispensa, precisamente, este estado de consciencia o gracia real, que se armoniza, en 
el sabio, con la fecunda dualidad Amor y Conocimiento, generatriz del permanente deseo de mejora.

La luna maravillosa está constituída por el mercurio de los sabios impulsado al punto más extremo de su purificación. 
A este mercurio solar se le ve en el interior del matraz, bajo el jeroglífico bien conocido,completado sin embargo con el punto central que hace, del círculo, el símbolo del oro y del sol.

Làmina quince

Advirtamos, ahora, sobre la última página de nuestro  Libro Mudo la exhortante declaración que se ofrece, dos  veces inscrita sobre banderolas, a manera de conclusión; fórmula de adiós que estaría henchida de ironía bien amarga y revelaría incluso un severo humor, si no afirmase absolutamente el poder didáctico, a la vez rico y  generoso, de un libro que ofrece, más que cualquier otro, la ruda apariencia de la impenetrabilidad:

He aquí la última figura y la tercera que toma, aun cuando lacónicamente, el lenguaje
habitual de las letras impresas:
OCULATUS ABIS - Te vas clarividente

El sueño se ha realizado y la escala de comunicación con las esferas reputadas inaccesibles, habiendo terminado su oficio, es abandonada, acostada sobre el suelo.
. En el curso de nuestro examen de los catorce grabados que se han sucedido se habrá podido  concebir en qué consiste la subida y después la bajada, el ascenso y el descenso operativos, entre el cielo y la tierra por medio de la escala de la Filosofía.
 El instrumento  simbólico, tapado en el diseño por la pareja en oración, no muestra más que once escalones, en lugar de los doce que los ángeles del principio dejan aparecer, de acuerdocon el Tratado llamado la  Escala de los Filósofos. 

Los trabajos de Hércules, o del alquimista, están terminados y el héroe, un poco fatigado, no obstante su potencia, parece a primera vista estar dormido sobre el pellejo  del terrible león de Nemea, teniendo junto a él su maza que le es inútil en lo sucesivo.











No hay comentarios:

Publicar un comentario